Ecografía e Impedancia o conductividad eléctrica.

Ecografía. Se basa en la representación de imagénes médicas de diversas patologías. No es útil como método de screening o cribado, pero se ha demostrado su valor como método adicional a la mastografía convencional, especialmente en la evaluación de mujeres con mamas radiológicamente densas y como método de guía para la realización de punción de lesiones. También tiene su valor como complemento.

Se ha demostrado su eficacia en las siguientes indicaciones:

  • Diferenciación de las lesiones quísticas de masas sólidas (palpables o no).
  • Visualización de masa palpable en mujeres menores de 25 años.
Evaluación de una lesión palpable que no se visualiza con mastografía.
  • Guía de imagen para biopsia y aspiración de quistes.
  • Evaluación de implantes de mama de silicón rotos.
  • Evaluación de abscesos.

Sin embargo, tiene también inconvenientes. Por ejemplo, no es posible visualizar adecuadamente microcalcificaciones empleando sólo ultrasonidos.

Existen muchas similitudes entre las características morfológicas de lesiones benignas y malignas visualizadas por ultrasonidos, por ello casi todas las lesiones palpables son biopsiadas a pesar de los hallazgos de la ecografía. Otro inconveniente de estos equipos es su dependencia a la capacidad de interpretación del ecografista.

De todos modos, el valor de la ecografía es innegable, ya que cuando se asocia con la mastografía, el cáncer de mama puede ser diagnosticado con una sensibilidad y una especificidad del 92% y del 98%, respectivamente.

Los mamógrafos digitales son exactamente iguales a los mamógrafos convencionales, lo único que cambia es que el sistema de pantalla-película de la mastografía convencional es sustituido por un CCD o detectores de yoduro de cesio y silicio amorfo, que transforman la señal luminosa en señal eléctrica para luego ser procesada.

Impedancia o conductividad eléctrica. Se trata de una técnica de diagnóstico por imagen de la mama, no invasiva, en tiempo real, que se basa en el mapeo de las diferentes propiedades dieléctricas del tejido mamario normal con respecto al tejido mamario total. Se basa en los términos de impedancia y de conductividad eléctrica, que son dos conceptos antagónicos: la impedancia eléctrica es una medida cuantitativa de la resistencia de un sistema a permitir el paso de la corriente eléctrica cuando se le aplica un voltaje y la conductividad es su inverso. Las células cancerosas tienen baja impedancia, baja resistencia al paso de la corriente y las células normales tienen alta impedancia. Por ello, las células cancerosas tienen buena conducción de la corriente y son visibles eléctricamente.

Estas diferencias se deben a:

  • El contenido de agua y sodio de una célula tumoral es mayor que en las células normales.
  • Las células cancerosas tienen menores potenciales de membrana: proteínas de la membrana modificadas y mayor permeabilidad.
  • Tienen alteradas la densidad y la orientación.
  • Los tejidos malignos muestran mayor conductividad y capacitancia.

Entre las indicaciones para su uso están:

  • Complemento a la mastografía en pacientes con hallazgos mamográficos equívocos (categorías 3 y 4 de la ACR BI-RADS), para reducir el número de biopsias innecesarias.
  • Información adicional a la hora de recomendar biopsia mamaria.

El uso de la telerradiología es una herramienta en el diagnóstico integral de enfermedades, que representa una alternativa de solución ante la problemática de la disponibilidad de un limitado número de médicos radiólogos. El aprovechamiento al máximo de los recursos mediante la aplicación de las tecnologías de la información y de comunicaciones y el equipamiento biomédico puede convertirse en una solución confiable. El uso de estándares internacionales, como base de las características técnicas del equipo, nos asegura la interoperabilidad de los sistemas, propiciando una competencia positiva de las diferentes marcas. No debemos escatimar, en ningún momento, en la calidad de los equipos instalados, y deberán utilizarse los mejores modelos de calidad y de atención para el paciente. Las redes de telerradiología deben considerar los aspectos técnicos, de interoperabilidad, modelos de atención médica y sobre todo la utilización de manera adecuada de la tecnología instalada en base a los recursos humanos existentes.

Norma Oficial Mexicana NOM-041-SSA2- 2011 y La Norma Oficial Mexicana NOM-229-SSA1-2002

La Norma Oficial Mexicana NOM-041-SSA2- 2011. Reconoce tres tipos de intervenciones específicas para la detección del cáncer: la autoexploración, el examen clínico y la mastografía. Establece que los factores de riesgo son: ser mujer mayor de 40 años, historia personal o familiar de cáncer de mama, obesidad, patologías benignas de mama y otros asociados con factores hormonales.

Se recomienda la autoexploración mensual a partir de la menarca, el examen clínico de las mamas (realizado por médico o enfermera capacitados) en forma anual a todas las mujeres mayores de 25 años que asisten a las unidades de salud, y la toma de mastografía, anual o cada 2 años, a las mujeres de 40 a 49 años con dos o más factores de riesgo, y en forma anual a toda mujer de 50 años o más, de existir el recurso. Los resultados de la mastografía deben reportarse de acuerdo con la clasificación del BI-RADS.

Ventajas de la mastografía digital:

  • Produce una imagen que puede ser manipulada.
  • Ajuste en el contraste y el brillo.
  • Ampliación selectiva de áreas particulares de interés.
  • Los detectores de mastografía digital tienen una respuesta lineal a los rangos de exposición de más de 1 000:1 y, por lo tanto, ofrecen un rango de exposición mucho más amplio sin las limitaciones de la mastografía convencional con película. Así, el contraste óptimo puede ser distinguido tanto en regiones de la mama altamente atenuadas (fibroglandular) como en las menos atenuadas (grasa).
  • Diagnóstico apoyado por computadora para ayudar en la detección de anomalías de la mama.
  • Almacenamiento y transferencia de imágenes.
  • Calidad de imagen.
  • Eficiencia

Desventajas de la mastografía digital:

  • Presentación en pantalla.
  • Resolución espacial.

La Norma Oficial Mexicana NOM-229-SSA1-2002 .Salud ambiental. Requisitos técnicos para las instalaciones,  responsabilidades sanitarias, especificaciones técnicas para los equipos y protección radiológica en establecimientos de diagnóstico médico con rayos. Entre otros, establece los requisitos para equipos que se utilicen para obtener mastografías, señala las pruebas de control de calidad, y describe el programa de garantía de la calidad que debe implementarse para asegurar la calidad del servicio. Respecto al funcionamiento de los equipos, se requiere el cumplimiento de trece pruebas de control de calidad del equipo, siete para el proceso de revelado, cuarto oscuro y negatoscopios, y una respecto de la dosis promedio recibida por las pacientes. La mayoría de las pruebas deben realizarse cada 6 meses, excepto las del proceso de revelado, que deben aplicarse diariamente. La vigilancia del cumplimiento de esta NOM corresponde a la Secretaría de Salud.

Aplicaciones de la Mastografía Convencional en Telerradiología

Continúa siendo el método más efectivo para detectar tumores de mama en fase precoz cuando la enfermedad puede ser tratada con más éxito. Presenta una alta sensibilidad (capacidad para detectar verdaders positivos) y puede visualizar del 85 al 90% de los tumores de mama en mujeres de más de 50 años. Puede también detectar un tumor hasta 2 años antes de que sea clínicamente palpable. La limitación está en su especificidad (capacidad para identificar verdaderos negativos).

En la literatura médica se observan cifras de especificidad muy variables (tan bajas como del 30% hasta el 80%). Diversos estudios han observado que la mastografía de cribado tiene una alta sensibilidad (entre 80 y 95%) y especificidad (93-95%) y que las dos mediciones se incrementan generalmente al aumentar la edad de la paciente.30

La mastografía es menos sensible y específica en mujeres más jóvenes, que suelen tener las mamas más densas, en mujeres mayores con mamas densas y en aquellas que han sido sometidas a cirugía o radioterapia.

A la hora de valorar los hallazgos mastográficos, la clasificación BI-RADS (Breast Imaging Reporting and Data System), propuesta por el American College of Radiology, es la que más se emplea a nivel internacional, con las siguientes puntuaciones

*Categoría 0: es necesario realizar estudios por imágenes adicionales o comparar con mastografías anteriores. Esto significa que es posible que haya una anomalía que no sea visible o no esté definida con claridad y se necesiten exámenes adicionales, como el uso de una compresión puntual (se aplica compresión a un área menor cuando se hace la mastografía , vistas agrandadas, vistas especiales en la mastografía o ultrasonido

*Categoría 1: hallazgo negativo. No hay ninguna anomalía importante que reportar. Las mamas lucen igual (son simétricas), no hay bultos (protuberancias), estructuras distorsionadas, o calcificaciones sospechosas. En este caso, negativo significa que no se encontró algo malo.

*Categoría 2: hallazgo benigno (no canceroso).  También se trata de un resultado negativo del mastografía (no hay signos de cáncer), pero el médico que realiza el informe prefiere describir el hallazgo como benigno, tal como calcificaciones benignas, ganglios linfáticos en el seno o fibroadenomas calcificados. Esto asegura que otras personas que vean la mastografía no interpretarán equivocadamente este hallazgo benigno como sospechoso. Este hallazgo se incluye en el informe del  para ayudar en la comparación con futuras mastografías.

*Categoría 3: hallazgo posiblemente benigno, se recomienda seguimiento a corto plazo. Los hallazgos en esta categoría tienen una muy buena posibilidad (más de 98%) de ser benignos (no cancerosos). No se espera que estos hallazgos cambien con el tiempo. Pero ya que no se ha probado que sea benigno, es útil ver si han ocurrido cambios a lo largo del tiempo en el área de interés. Por lo general, se hace seguimiento a los 6 meses cuando se repite la evaluación con imágenes y luego regularmente, hasta que se determine que el hallazgo está estable (usualmente un mínimo de 2 años). Este enfoque evita biopsias innecesarias, pero si el área cambia a lo largo del tiempo, permite hacer un diagnóstico en sus inicios.

*Categoría 4: anormalidad sospechosa, se debe considerar una biopsia. Los hallazgos no parecen indicar de manera definitiva que sean cancerosos, pero pudiera ser cáncer. El radiólogo está lo suficientemente preocupado como para recomendar una biopsia. Los hallazgos en esta categoría tienen un rango amplio de niveles de sospecha. Por este motivo, algunos médicos pueden dividir esta categoría aún más:

  • 4A: hallazgo con una sospecha baja de que sea cáncer
  • 4B: hallazgo con una sospecha mediana de que sea cáncer
  • 4C: hallazgo de preocupación moderada de que sea cáncer, pero no tan alta como la Categoría 5

*Categoría 5: anormalidad que sugiere firmemente que se trata de un hallazgo maligno, se deben tomar las acciones adecuadas. Los hallazgos tienen la apariencia de malignidad y hay una alta probabilidad (al menos 95%) de que se sea cáncer. Se recomienda firmemente la realización de una biopsia.

*Categoría 6: resultados de biopsia conocidos con malignidad demostrada, se deben tomar las acciones adecuadas. Esta categoría se utiliza únicamente para hallazgos en una mastografía que ya han demostrado ser cancerosos según una biopsia realizada con anterioridad. Los mastografías se usan de esta forma para ver cómo el cáncer está respondiendo al tratamiento. Directamente asociado a una recomendación sobre frecuencias del estudio de escrutinio está el hecho ineludible de que  debe ser de calidad, y el personal estar debidamente entrenado. Tanto en Estados Unidos como en Europa, las recomendaciones sobre el escrutinio mastográfico han estado unidas a la reglamentación de cumplimiento obligatorio respecto de la garantía de calidad en los servicios radiológicos que ofrecen . El Congreso de los Estados Unidos aprobó en 1992 la Ley de estándares de calidad en mastografía, Mammography Quality Standard Act (MQSA), para asegurar que todas las mujeres tengan acceso a una mastografía de calidad. La MQSA reglamenta el funcionamiento del servicio que ofrece y el entrenamiento del personal médico y técnico, e impone programas estrictos de control y garantía de la calidad. El programa comenzó a aplicarse por la Food and Drug Administration (FDA) en 1995, sus especificaciones han sido revisadas y su vigor se extiende ahora hasta 2007.

Debido a las exigencias de alto contraste (para la detección de nódulos de composición similar al tejido sano circundante) y de alta resolución (para la visualización de calcificaciones que miden unos 100 a 300 μm de tamaño y para caracterización del nódulo), la mastografía debe obtenerse con un equipo especialmente diseñado para lograr estos fines. En términos generales, el buen contraste se asegura disminuyendo en lo posible la energía de la radiación, y la buena resolución, minimizando el tamaño de la región donde se originan los rayos X y evitando el movimiento de la glándula mamaria durante el tiempo de exposición.

Aplicaciones Clínicas de la Teleradiología.

Según el Instituto Nacional de salud Pública el cáncer de mama es una grave amenaza para la salud de la mujer a nivel mundial y constituye una prioridad no reconocida en los países de ingresos medios. Este trabajo presenta datos de México y revela que desde 2006 el cáncer de mama es causante de un mayor número de muertes que el cáncer cérvicouterino. Esta afección es la segunda causa de muerte en mujeres de 30 a 54 años de edad y amenaza a todos los grupos socioeconómicos. Los datos sobre detección, si bien subreportados, muestran 6000 nuevos casos en 1990 y se estima un incremento cercano a 16500 nuevos casos anuales para 2020. Más aún, la mayoría de los casos se autodetecta y sólo 10% de todos los casos se identifica en etapa I. La seguridad social en México cubre alrededor de 40 a 45% de la población e incluye tratamiento del cáncer de mama. A partir de 2007, la población sin seguridad social tiene derecho a tratamiento de cáncer de mama a través del Seguro Popular de Salud. A pesar de esto, los servicios escasean y las intervenciones de detección temprana, en particular la mamografía, son muy limitadas. Desde el año 2006, sólo 22% de las mujeres de 40 a 69 años se sometió a una mamografía en el último año. Existen barreras tanto en la demanda como en la oferta. El cabildeo, la educación, la creación de conciencia y una respuesta articulada de políticas son importantes para garantizar una mayor cobertura, acceso y aceptación tanto del tratamiento como de la detección temprana.La estrategia más eficaz para reducir la morbimortalidad por cáncer es la detección precoz. La mastografía convencional es la técnica de imagen que se emplea en las campañas de detección precoz y que ha demostrado ser eficaz para reducir la mortalidad. Pero esta técnica, a pesar de ser estándar de oro o prueba de referencia, tiene el inconveniente de ser sensible pero poco específica. La precisión de la mastografía depende de muchos factores, entre los que se incluyen la densidad de la mama y la edad de la mujer. También puede resultar engañosa en mujeres con historia previa de cirugía, radioterapia o quimioterapia, ya que pueden haberse producido cambios estructurales en la mama. (Salud pública Méx vol.51  supl.2 Cuernavaca ene. 2009)

Tradicionalmente, los principales métodos de diagnóstico de la patología de mama son la exploración física, el diagnóstico por imagen, incluyendo mastografía, ecografía, resonancia magnética y medicina nuclear, la punción percutánea con aguja fina o gruesa (core-biopsy) y la biopsia quirúrgica. Con el fin de facilitar el diagnóstico están surgiendo nuevas técnicas, entre las que destacan la mastografía digital y la impedancia eléctrica.

La mastografía digital es una variante de la mastografía convencional y su diferencia radica en la utilización de sistemas digitales para la obtención de imágenes, pero sus indicaciones serían las mismas que la convencional. La impedancia eléctrica, por otro lado, es una nueva técnica que ha surgido como complemento de la mastografía convencional en casos de hallazgos equívocos y que se basa en medir las diferencias dieléctricas del tejido normal con respecto al tejido canceroso.n Los estudios por imágenes son excelentes auxiliares en el diagnóstico local, regional y sistémico del cáncer mamario. La mastografía, aunado al ultrasonido, tienen certeza diagnóstica en cerca del 95% de todos los casos. Es conveniente utilizar las proyecciones cefalocaudales, laterales y oblicuas; en las últimas incidencias es posible observar, en caso de estar presentes, las adenomegalias axilares. La combinación con sistemas de ultrasonido encuentra su principal indicación para determinar la naturaleza sólida o quística de un tumor y su uso es invaluable en los casos con parénquima mamario denso, que dificulta la visualización de tumores en la mastografía.

Por otro lado, la mastografía tiene la capacidad de descubrir lesiones no palpables, como microcalcificaciones, nódulos o pérdidas de la arquitectura del parénquima mamario, muchas de ellas manifestaciones subclínicas del cáncer mamario incipiente. Por tal motivo, en la actualidad es el método ideal para la pesquisa y obligado en el estudio de todos los casos en los que se sospeche patología mamaria maligna. Por la alta frecuencia de metástasis pulmonares, las radiografías en PA y lateral de tórax deben ser rutinarias antes de emprender cualquier tipo de terapéutica.

Aspectos Médicos de la Telerradiología

Según la epidemiología y la incidencia de algunas enfermedades, la introducción de los sistemas de telerradiología en zonas rurales del país tendría un impacto directo sobre las siguientes enfermedades:

La utilidad de las placas radiográficas incluye un gran número de entidades y datos que, al correlacionarse con la clínica, confirman o no un diagnóstico. Entre las placas más solicitadas encontramos:

Radiografía de Tórax

Con esta placa se pueden detectar procesos infecciosos como neumonía, bronquiolitis, bronquitis y tuberculosis, entre otras, enfermedades intersticiales y vasculares en el parénquima pulmonar, así como, la confirmación clínica de datos de consolidación lobar, identificación de nódulos pulmonares, embolia, edema, enfisema y colapso pulmonar, atelectasia, neumotórax, hidrotórax, etcétera. También se utiliza para determinar el tamaño cardíaco de cardiopatías congénitas y otros procesos que cursan con cardiomegalia, insuficiencia cardíaca y derrame pericárdico. En el área del mediastino se pueden detectar calcificaciones, desviaciones y masas. Otros usos de este tipo de radiografía son las fracturas, fisuras o erosiones costales y claviculares. Puede complementarse con estudios baritados y diagnosticar algunas enfermedades congénitas como la atresia esofágica.

Radiografía de Abdomen

Se utiliza en las siguientes entidades:

  • Patrones de gas estomacal y abdominal
  • Ingesta de cuerpos extraños
  • Estenosis pilórica hipertrófica (baritado)
  • Obstrucción intestinal y seudoobstrucción intestinal (dilatación intestinal)
  • Líquido o aire peritoneal libre
  • Hidronefrosis y poliquistosis renal
  • Pielonefritis
  • Tumores renales
  • Litiasis renal
  • En estudios baritados patología colónica
  • Invasión neoplásica
  • Masas abdominales en lactantes y niños

Sistema musculoesquelético

  • Fracturas, esguinces, luxaciones y subluxaciones
  • Osteomielitis
  • Osteoporosis
  • Diferentes tipos de artritis (reumatoide, gotosa, etc.)
  • Tumores óseos metastásicos
  • Síndromes genéticos

Cráneo y macizo facial

  • Calcificaciones superficiales
  • Hiperostosis
  • Sinusitis
  • Fracturas
  • Procesos dentales

Otras aplicaciones: mastografía convencional, mastografía digital, ecografía e impedancia eléctrica. Para la transmisión de imágenes de mastografía, es necesario digitalizar las imágenes en formatos de alta resolución para poder enviar y recibir información sin pérdidas.

Esto sería de particular importancia en zonas marginadas, sin cobertura en servicios de salud, cuyo acceso a este tipo de estudios es nulo. Una ventaja de estas transmisiones es la oportunidad de que los estudios pueden ser vistos y valorados por más de un médico. Este tipo de adquisiciones y el costo de su mantenimiento limitan la aceptación de los sistemas de mastografía digital, sin mencionar que la interpretación satisfactoria debe ser en menor tiempo y con una transferencia de datos adecuada, tomando en cuenta que las imágenes de mastografía tienen un peso aproximado de 40 Mb, lo cual requiere un tipo de conectividad adecuado. La estación de trabajo requiere también de un equipo de monitores que permita la visualización adecuada de las imágenes enviadas. Sin embargo, la tendencia en el mundo afirma que los costos se reducirían en un futuro próximo, ya que el costo de la inversión está justificado por el impacto en la lucha contra el cáncer de mama. Estudios preliminares han demostrado que el tiempo de adquisición de las imágenes convencionales de mastografía es del doble en comparación con la digitalización y envío de las imágenes; sin embargo, en nuestro medio, la mayoría de las instituciones de salud cuentan con equipos convencionales. Otros estudios observacionales prospectivos indican que la mastografía digital es más segura que la de placa para detectar cáncer de mama en mujeres premenopáusicas y perimenopáusicas con senos radiográficamente densos, aunque la seguridad general en el diagnóstico es similar para ambas tecnologías.

Definición de Telerradiología

La telerradiología se define como la transmisión electrónica de imágenes radiológicas desde un lugar a otro, con propósitos de diagnóstico, interpretación o de consulta.

Es el proceso para envío de imágenes radiológicas entre dos puntos a través de sistemas computacionales mediante transmisión vía red telefónica, área de red amplia, o bien por conexión de área local.

Mediante este sistema se pueden enviar imágenes entre dos hospitales o unidades de salud de cualquier parte del mundo o dentro del mismo hospital o institución; en nuestro medio, se puede implementar esta tecnología para el envío de imágenes radiológicas desde un punto de alta marginación y con difícil acceso a los servicios de salud a un hospital federal de referencia o institución de segundo o tercer nivel.

Otra opción es introducir la información en un servidor. Una vez ahí, todos los hospitales que conforman una red pueden tener acceso a esta información del servidor; así, varios médicos podrán dar un criterio diagnóstico sobre una serie de imágenes.

Entre las ventajas más apreciables del uso de esta tecnología están la disminución de costos entre la toma de la placa radiológica y el traslado a la unidad de referencia, así como la mejor distribución de recursos intrahospitalarios.

Una ventaja es la digitalización de las imágenes, la cual permite archivar las imágenes en equipos de cómputo o discos compactos, facilitando la búsqueda de datos del paciente y disminuyendo el espacio físico del archivo.

La telerradiología es más que el simple método de comunicación para realizar el diagnóstico de las imágenes radiológicas: es el primer paso relevante para trasladar la información médica entre las diferentes instancias de una red amplia de comunicación.

Antecedentes de la Telerradiología

Desde 1895 que el profesor Wilhem Conrad Roentgen, de la Universidad de Würzburg, produjo una forma de energía radiante (desconocida hasta entonces) invisible, que podía causar fluorescencia y atravesar objetos opacos a la luz, hasta el uso de tecnologías para digitalizar una placa radiográfica, la radiología ha evolucionado de forma paulatina hasta permitir que en la actualidad y en nuestro medio los esfuerzos por implementar este sistema médico diagnóstico por imagen en zonas con alta marginación, sin cobertura en servicios de salud y con altos índices de pobreza, pueda ser posible. Esto favorece la disminución de costos de traslado, referencias innecesarias y diagnóstico in situ en menor tiempo.

Objetivo del servicio: La telerradiología permite la interpretación especializada de las imágenes mediante la digitalización y transferencia de los datos sin necesidad del traslado del paciente o de las placas radiológicas al hospital de referencia.

 Alcance del servicio: El enfoque de la telerradiología consiste en dar soporte, sobre todo a aquellas comunidades que se encuentran muy alejadas del área urbana y que carecen de servicios médicos especializados y de equipos diagnósticos. La telerradiología está encaminada al diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades que se presentan con mayor incidencia en las comunidades rurales de nuestro país.

TELERRADIOLOGÍA

Un factor primario para proveer servicios de salud de alta especialidad es precisamente la calidad de la consulta y la calidez del especialista. Esto es de particular importancia en radiología; sin embargo, los radiólogos (como la mayoría de los médicos especialistas) se concentran en las grandes ciudades o en zonas urbanas.

Esto trae como consecuencia que los pacientes que requieren de un estudio de imagen tengan que viajar a las grandes ciudades por varios días para poder tener un estudio y una interpretación médica de calidad, lo que conlleva un mayor esfuerzo económico, ya que en sus localidades no cuentan con equipos de imagen o bien no cuentan con médicos capacitados para la interpretación de éstas.

Una propuesta para proveer los servicios de radiología en estas áreas marginadas de México es precisamente el uso de la tecnología para el diagnóstico a distancia lo cual permite tener beneficios en cinco áreas:

*Control del acceso a las imágenes radiológicas

*Integridad de los datos

*Seguridad y confidencialidad en la comunicación durante el envío de información

*Archivo y guardado de las imágenes

*Interpretación especializada: terapéutica apropiada

Modelo de Equipamiento

Servicio de telecomunicaciones: Permite obtener e intercambiar datos, voz y video entre la sede emisora y la sede receptora. Debe permitir utilizar servicios de transferencia de archivos, de texto, imágenes, videos y voz, para emitir y recibir sesiones de teleducación.

Sistema de almacenamiento: Permitir el almacenamiento y respaldo de la información de forma segura, la accesibilidad y disponibilidad de la misma a través del medio de telecomunicaciones.

Videoconferencia: Permite la comunicación en tiempo real de doble sentido o interactiva entre la sede emisora y la sede (s)  receptora (s) utilizando audio, vídeo, voz y datos.

Estación de trabajo:  Permitir la comunicación con las sedes remotas a través de e mail, la  generación y emisión de presentaciones y en su caso emitir o recibir las sesiones de teleducación mediante una plataforma web.

Visualización de la sesión de videoconferencia: Permite el despliegue y presentación de las sesiones de videoconferencia.

Equipo de audio y vídeo: Permite las condiciones acústicas y visuales necesarias para la emisión y recepción de las sesiones de teleducación.

Mobiliario:  Permite el trabajo de manera ergonómica en la sede emisora y la sede(s) receptora (s).