Barreras potenciales para la difusión de la Telemedicina

La Telemedicina tiene un gran potencial para reducir la variabilidad de los diagnósticos, así como mejorar la gestión clínica y la prestación de servicios de atención de salud en todo el mundo, mejorando el acceso, la calidad, la eficiencia y la rentabilidad. En particular, la Telemedicina puede ayudar a las comunidades tradicionalmente desatendidas (las que viven en zonas remotas o rurales con pocos servicios de salud y personal) porque supera las barreras de distancia y tiempo entre los proveedores de atención de la salud y los pacientes. Además, la evidencia apunta a importantes beneficios socioeconómicos para los pacientes, las familias, los profesionales de la salud y el sistema de salud, incluyendo una mayor comunicación entre el paciente y el proveedor y las oportunidades educativas.

A pesar de su promesa, las aplicaciones de Telemedicina han logrado niveles variables de éxito. Tanto en los países industrializados como en los países en desarrollo, la Telemedicina aún no ha sido empleada sistemáticamente en el sistema de atención de la salud para prestar servicios de rutina y pocos proyectos piloto han podido sostenerlos una vez que el financiamiento inicial ha terminado. Varios desafíos rutinariamente citados explican la falta de longevidad en muchos esfuerzos de Telemedicina.

Uno de esos desafíos es un complejo de factores humanos y culturales. Algunos pacientes y trabajadores de la salud se resisten a adoptar modelos de servicio que difieren de los enfoques tradicionales o de las prácticas indígenas, mientras que otros carecen de conocimientos en TICs para utilizar eficazmente los enfoques de telemedicina. Lo más difícil de todo son las diferencias lingüísticas y culturales entre los pacientes (especialmente los que no reciben atención) y los proveedores de servicios.

La escasez de estudios que documenten los beneficios económicos y la rentabilidad de las aplicaciones de la Telemedicina es también un desafío. La demostración de casos empresariales sólidos  para convencer a los responsables de las políticas de adoptar e invertir en la telemedicina ha contribuido a las deficiencias de la infraestructura ya la falta de financiación de los programas.

Las consideraciones legales son un obstáculo importante para la adopción de la Telemedicina. Estos incluyen la ausencia de un marco legal internacional que permita a los profesionales de la salud prestar servicios en diferentes jurisdicciones y países; La falta de políticas que rijan la privacidad de los pacientes y la confidencialidad con respecto a la transferencia, el almacenamiento y el intercambio de datos entre profesionales de la salud y jurisdicciones, la autenticación de profesionales de la salud, en particular en aplicaciones de correo electrónico, y el riesgo de responsabilidad médica para los profesionales de la salud que ofrecen servicios de telemedicina.

Relacionados con consideraciones legales están los desafíos tecnológicos. Los sistemas que se están utilizando son complejos, y existe el potencial de mal funcionamiento, lo que podría provocar un fallo de software o hardware. Esto podría aumentar la morbilidad o mortalidad de los pacientes y la responsabilidad de los proveedores de atención de salud también.

Para superar estos desafíos, la Telemedicina debe estar regulada por directrices definitivas y amplias, que se aplican ampliamente, idealmente en todo el mundo. Al mismo tiempo, es necesario instituir una legislación que regule la confidencialidad, la privacidad, el acceso y la responsabilidad. A medida que los sectores público y privado se involucran más estrechamente y se vuelven cada vez más interdependientes en las aplicaciones de cibersalud, se debe velar por que la Telemedicina se despliegue inteligentemente para maximizar los servicios de salud y la calidad óptima y garantizar que los esfuerzos con fines lucrativos no priven al ciudadano Servicios de salud pública.

En todos los países, las cuestiones relativas a la confidencialidad, la dignidad y la privacidad son de interés ético con respecto al uso de las TICs en la Telemedicina. Es imperativo que la Telemedicina se aplique equitativamente y con los más altos estándares éticos, mantenga la dignidad de todos los individuos y asegure que las diferencias en educación, lenguaje, ubicación geográfica, capacidad física y mental, edad y sexo no lleven a la marginación del cuidado.

  • Información traducida de: http://www.who.int/goe/publications/goe_telemedicine_2010.pdf

Retos que enfrenta la Telemedicina

La implementación de Telemedicina sin una planeación, seguimiento y evaluación adecuados puede afectar distintos aspectos del sistema de salud. En este caso es importante no sólo resaltar los beneficios de la Telemedicina sino también tener en cuenta las limitantes y amenazas a las que se pueden enfrentar. A continuación se citan algunas que deben tomarse en consideración:

  • La seguridad y la confidencialidad en la relación médico-paciente, con posibles implicaciones legales y éticas.

  • Menor exactitud diagnóstica de ciertas imágenes transmitidas con Telemedicina en relación con las imágenes originales cuando no se siguen estándares tecnológicos y clínicos.

  • La responsabilidad del diagnóstico y tratamiento puede no ser clara, ya que el paciente puede ser visto por varios profesionales de un mismo estado, país e incluso del extranjero.

  • La aceptación de esta nueva tecnología por parte de los profesionales de la salud puede ser un obstáculo a la hora de implementarla.

  • Es muy importante contar con el diagnóstico que muestre cuáles son las necesidades reales de la población para que los servicios de salud no sean presa de proveedores que no consideren las necesidades reales del cliente.

Lo planteado anteriormente no es más que la intención de presentar las diferencias y controversias que la adopción de esta nueva tecnología ofrece. Es de vital importancia la evaluación de costos y su relación con los beneficios obtenidos por los pacientes en cuanto a resultados en salud, tales como reducción de mortalidad y morbilidad, calidad de vida, beneficios en el diagnóstico y tratamiento, así como los ahorros obtenidos con la implementación de esta tecnología.

Ventajas y Beneficios de la Telemedicina

El incremento en el acceso a los servicios de salud es uno de los principales beneficios de la Telemedicina, sobre todo cuando estos programas estén adecuadamente conformados y sustentados tanto en procesos de planeación e implementación aplicados de acuerdo a las necesidades reales de la población y de los profesionales relacionados.

Una de las ventajas más importantes es la reducción de las desigualdades en la población para tener acceso a los servicios de salud, independientemente de la localización geográfica. En este sentido existen grupos de beneficiados:

Para los pacientes

  • Diagnósticos y tratamientos rápidos y oportunos.

  • Diagnósticos y tratamientos rápidos y oportunos.

  • Reducción del número de exámenes duplicados.

  • Atención integral y continua, es decir, sin perder la calidad en ningún eslabón de la cadena de atención médica.

  • Evitar traslados para consultar al médico especialista.

  • Las familias pueden estar más cerca del paciente y tener un contacto más directo con el servicio.

  • Reducción de factores como distancia, tiempo y costos.

  • Atención médica especializada de forma inmediata que sólo proporcionan los centros de segundo y tercer nivel.

Para los médicos de primer contacto

  • Nuevas posibilidades de efectuar interconsultas con especialistas.

  • Más elementos de juicio a la hora de adoptar decisiones.

  • Posibilidad de evitar desplazamientos innecesarios.

  • Posibilidad de evitar desplazamientos innecesarios.

  • Posibilidad de verificar diagnósticos y solicitar una segunda opinión con los especialistas para confirmar o definir un diagnóstico dudoso.

  • Posibilidad de atención, manejo y seguimiento a pacientes hospitalizados en unidades médicas de atención primaria, así como a hospitales generales con recomendaciones de médicos en hospitales de segundo y tercer nivel.

Para los hospitales

  • Reducción en el extravío y acúmulo de exámenes diagnósticos, expedientes o documentos.

  • Diagnósticos y tratamientos precisos y oportunos.

  • Descentralización de la demanda en la atención médica, evitando la saturación de los servicios y procesos en unidades hospitalarias de segundo y tercer nivel.

  • Permite brindar la atención inmediata y de calidad a un mayor número de usuarios.

  • Agilizar el proceso de atención continua entre diferentes niveles de atención.

  • Mejor comunicación entre los distintos servicios.

  • Economías en los gastos de transporte.

  • Automatización de los procesos médicos y administrativos que facilitarán la toma de decisiones con un control adecuado.

  • Utilización más eficaz de los equipos.

Para el Sistema de Salud

  • Mejor utilización y aprovechamiento de los recursos.

  • Abate la barrera de inequidad en cuanto al acceso a los servicios.

  • Análisis científicos y estadísticos flexibles y oportunos.

  • Mejoría en la gestión de salud pública por las autoridades sanitarias.

  • Recursos adicionales para la enseñanza de los estudiantes.

  • Permite establecer redes de apoyo médico a nivel nacional.